El costo de oportunidad de un postgrado

Voy a comenzar este post confesándoles algo. Estoy hasta el gorro de papelitos. Que si la licenciatura, que si la maestría, que si el doctorado. De hecho, desaconsejo que se inscriban a un curso de maestría o de doctorado si el objetivo que buscan es darle un impulso a su carrera profesional. Al menos en el área de tecnologías de la información con el título de licenciatura es más que suficiente. La razón por la que desaconsejo que se embarquen en estudios de postgrado es que una maestría o un doctorado tienen costos de oportunidad muy elevados. Primero definamos lo que es el costo de oportunidad.

“El coste de oportunidad es el coste de la alternativa a la que renunciamos cuando tomamos una determinada decisión, incluyendo los beneficios que podríamos haber obtenido de haber escogido la opción alternativa.”

Desde <https://economipedia.com/definiciones/coste-de-oportunidad.html>

Los estudios de maestría normalmente tienen una duración de dos años y los de doctorado entre 3 y 4 años. Normalmente el 4to año es para la escritura de la tesis y para cerrar la investigación. Aunque hay lugares en donde no es raro que los doctorados se prolonguen por 5 o más años habiendo incluso uno que otro caso en que la obtención del grado duró 12 años. Y ese es el problema, el tiempo que se le dedica. Para hacer una maestría y luego un doctorado ya estamos hablando de entre 6 y 7 años si todo sale bien. Ahora imaginen todas las cosas que dejarán de hacer para sacar esos grados académicos. Matrimonio, hijos, adquisición de un carro o de una vivienda, empezar un negocio, hacer despegar o consolidar una carrera profesional exitosa. Para las mujeres este costo de oportunidad podría ser mucho más alto. En algunas culturas a una mujer por arriba de los 28 años ya se le pasó el tiempo de matrimonio y si llega a los 35 años y desea empezar una familia el asunto se vuelve riesgoso.

Una amiga mía de nacionalidad china me decía que en China hay tres clases de personas: hombres, mujeres y mujeres con doctorado. Nadie se quiere casar con ellas. Afortunadamente para mi amiga, encontró un esposo con un doctorado en matemáticas.

Si a todo lo anterior le agregas que hay personas que pagan por sus estudios de postgrado y hasta se endeudan, por ejemplo, en el caso de los MBA (Master in Business Administration). El costo de oportunidad se vuelve escandaloso.

En mi caso particular yo obtuve una beca para estudiar en Inglaterra. Ya haciendo cuentas, el Conacyt gastó en mi educación alrededor de MNX$1,700,000.00. Esta cifra incluye un estipendio mensual para gastos de manutención por 4 años y colegiaturas anuales por 3 años. El cuarto año es para la escritura de la tesis y solo se le paga a la universidad una pequeña cuota por el uso de la biblioteca.

Ahora bien, aquí viene la parte interesante. Si yo hubiera pedido un préstamo por la cantidad de un millón setecientos mil pesos para irme a estudiar por mi cuenta al final de mis estudios no tendría como devolverlo en un plazo más o menos razonable. Estamos hablando de que con esa cantidad de dinero es posible comprar una buena casa y que un crédito hipotecario normalmente se pacta a 30 años.

¿ Si ven hacia dónde voy? Treinta años para pagar un crédito estudiantil. Tal vez diez años si logro conservar un trabajo estable y que me genere buenos ingresos. Mientras tanto estaría temeroso de cambiar de empleo y tendría que aguantar camote si mi relación con mis empleadores se vuelve amarga, tendría que limitarme mucho y ver pasar oportunidades que no puedo tomar porque no tengo dinero para explorarlas. Eso es el costo de oportunidad.

Voy a cortar hasta aquí el post porque se está haciendo muy largo. Sin embargo, voy a escribir una segunda parte.

Deja un comentario